Cinco preguntas del convenio entre Alcaldía y Hospital Concejo de Medellín para Buen Comienzo

Hoy vamos a hablar de Buen Comienzo y uno de los cambios más relevantes implementados para el 2021. Entre el Municipio de Medellín y el Hospital Infantil Concejo de Medellín se suscribió, el 24 de febrero de 2020, el convenio interadministrativo 4600089687 cuyo objeto es “… desarrollar acciones de prevención y promoción en nutrición para la atención integral de la primera infancia del Municipio de Medellín”.

Mediante este convenio, lo que se busca es adelantar las evaluaciones nutricionales, ejecutar las acciones relacionadas con la complementación alimentaria, movilización social y apoyo técnico para el cumplimiento de la política pública de la primera infancia y para el desarrollo de las funciones y obligaciones de la Unidad Administrativa Especial Buen Comienzo.

En Palabras de Vivian Puerta, directora de Buen Comienzo, la alianza con el Hospital Infantil Concejo de Medellín da garantías porque es una entidad verificada que “dará línea y toda la tranquilidad de que se le puede hacer un mejor y más riguroso seguimiento nutricional a nuestros niños”, según dijo el pasado 11 de marzo en el Concejo.

Pues bien, para el cumplimiento de las actividades que hacen parte del convenio interadministrativo en cuestión se destinaron trece mil cuatrocientos cincuenta millones cuatrocientos veinte mil novecientos noventa y cinco pesos ($ 13.450.420.995), los cuales serán destinados al pago de los siguientes rubros:

Dentro del componente “personal” se encuentran 202 profesiones de fortalecimiento (182 nutricionistas y 20 psicólogos), 20 profesionales de campo (10 nutricionistas y 10 psicólogos) y 82 profesionales restantes son personal de apoyo.  

En lo relacionado con la dotación, es preciso aclarar que dentro de esta se incluye “estrategias de complementación” que no está especificado dentro de la propuesta a qué corresponde y que tiene asignada una partida de $3.500 millones.  

Hasta la fecha, se han contratado aproximadamente 120 personas de las 304 (el 39 %) del personal requerido para la ejecución del contrato. En Todos Por Medellín hacemos cinco preguntas públicas sobre este proceso: 

1. ¿Si lo que se busca es idoneidad y experiencia, por qué se realiza una contratación con una corporación (hospital) que nunca ha ejecutado una estrategia en territorio y está más enfocada en la atención clínica?

2. Aproximadamente el 46% del contrato corresponde a actividades logísticas, entre otras compras de enseres, elementos informáticos, transporte, etc. ¿Es realmente el objeto social de un hospital realizar este tipo de actividades?

3. ¿Es un hospital idóneo para contratar personal de campo y acciones en territorio? ¿Qué sucede con el personal que se encuentra contratado por la Secretaría de Salud para la plataforma de Medellín me cuida? ¿Acaso no son las mismas actividades? ¿Es posible que haya duplicidad de funciones? 

4. Entendiendo que existen otras organizaciones en el territorio que cuentan con amplia experiencia en este tipo de proyectos y que tienen un componente más amplio en logística: ¿cuál fue la razón fundamental para hacer una contratación directa con un hospital que no tiene la experiencia en este tipo de proyectos?

5. La propuesta presentada por el Hospital Infantil Concejo de Medellín muestra que debe contratar al 100% del personal por fuera de la organización para poder ejecutar las acciones. Esto evidencia la falta de experiencia en este tipo de contratos.

De nuevo evidenciamos, con preocupación, que se repite la figura del convenio interadministrativo para contratar servicios relevantes con entidades que no tienen la experiencia necesaria y que deben subcontratar todos los procesos, o buena parte de ellos.  


Lo público es de todos, Todos Por Medellín. 

Compártelo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email