Elecciones y democracia

 

Uno de los elementos que más ha dañado el relacionamiento entre personas, organizaciones e instituciones con el alcalde de Medellín, ha sido que este último ha tenido un insistente discurso de división.   

Dice el alcalde que hay unos políticos malos, corruptos, prácticamente todos los que lo precedieron en las dos últimas décadas, exceptuando, eso sí, a Luis Pérez. Daniel Quintero promulga un discurso que marca hondas diferencias entre los ciudadanos de Medellín, etiquetándonos entre ricos y pobres, o creando enemigos ficticios desde la empresa privada.  

Sabemos el daño que este discurso le hace a la sociedad, porque no se centra en los retos, sino que señala, utilizando falsos dilemas, problemas con demasiados matices, agravados sin duda alguna por la pandemia, como el aumento de la pobreza y la desigualdad.  

Esta misma situación la estamos viviendo en el país. En época electoral estamos viendo cómo gran parte de las discusiones se centran en los insultos y las descalificaciones a quienes piensan distinto u opinan diferente, y no en los principios de actuación de los candidatos, en los diagnósticos y las propuestas para cerrar brechas o en cómo aprovechamos las oportunidades, entre otros.  

Ver y calificar como enemigo a quien piensa distinto, termina deshumanizando el debate. Así no avanzamos en resolver nuestros más graves problemas, porque no llegamos al fondo de ellos, solo hacemos debates superficiales basados en los prejuicios. 

Así no avanza nuestra democracia. 

Ocupémonos de incentivar a más ciudadanos para que voten, aún tenemos un alto nivel de abstención. Que lo hagan a consciencia, entendiendo que lo que está en juego es lo de todos, lo público en esencia. Que no perdamos en los debates nuestra humanidad y la de quienes piensan distinto, que propiciemos conversaciones profundas sobre las raíces de nuestros problemas y que nos sintamos comprometidos “TODOS” en aportar a su solución, exigiendo al Estado y a los gobiernos elegidos democráticamente actuar en consecuencia.

Compártelo