La atención a los niños/as depende de la voluntad de la alcaldía

La Corporación Hospital Infantil Concejo de Medellín -HICM- es una entidad sin ánimo de lucro que presta servicios de salud de mediana y alta complejidad. Empezó su operación en agosto de 2013 y fue creada como resultado de una alianza entre la Alcaldía de Medellín, la ESE Metrosalud y el Hospital General de Medellín, para el cuidado de la salud de los niños y las niñas desde el primer mes de vida hasta los 17 años.

El Hospital pertenece a la red de prestación de servicios de salud del nivel especializado de atención, articulado con las demás instituciones prestadoras públicas y privadas de la ciudad. Desde su planeación “el HICM es una organización que se comporta como privada en aspectos de contratación y talento humano y como pública en su ámbito financiero,”[1] con la misión de ser un hospital autosostenible y gestor del conocimiento, para el cuidado y la recuperación integral de los pacientes.

Esa visión de ser un hospital autosostenible es un reto muy grande en términos financieros que, basados en el comportamiento que ha tenido el HICM en los poco más de ocho años, no se está cumpliendo.

Historia de la estructura financiera de la entidad

En el año 2013 el Hospital empezó con unos activos por un valor de $14.184 millones, que han ido creciendo progresivamente hasta alcanzar los $27.303 millones en 2021, lo que representa un incremento promedio anual de 7,7%. Los activos venían aumentando levemente hasta el año 2020, mientras que en 2021 creció más de $10.000 millones, cuando pasó de $17.196 millones a $27.303 millones, equivalente a un 58,8% más en un solo año. Este incremento se dio principalmente por el crecimiento del efectivo y equivalentes de las cuentas por cobrar y del inventario, la mayoría considerados activos de corto plazo.

Las cuentas por cobrar del 2021 son las más altas históricamente. El año 2017 había sido el año con el valor más alto, cuando alcanzaron $10.609 millones. Posteriormente, en los años 2018 y 2019 se redujeron a partir de: i) la gestión de cartera, ii) el saneamiento contable de estas cuentas, iii) mejor recaudo en el 2019, gracias a los recursos del Acuerdo de Punto Final y, iv) el acuerdo logrado con Savia Salud[2]. Finalmente, las cuentas por cobrar volvieron a crecer en el 2020 y 2021. En el 2020 fueron de $9.164 millones y en el 2021 crecieron un 53,3%, llegando a los $14.047 millones. Las subcuentas que más crecieron fueron las de prestación de servicios de salud y otros deudores, ambas aumentando más de $2.000 millones. A diciembre del 2021, este rubro representó un poco más del 50% de los activos, que implica un riesgo de crédito y de flujo de caja por las particularidades del sector salud.

Por otro lado, los inventarios son un activo que ha crecido significativamente en los últimos dos años, de acuerdo con sus valores históricos. Además, a partir del año 2020 se incluyeron nuevos rubros en el inventario que no estaban contemplados anteriormente en las notas financieras, y los ya existentes aumentaron aproximadamente el doble con respecto al 2019. En ese año, los inventarios eran de $221 millones, en el 2020 pasaron a $602 millones y en el 2021 siguieron aumentando, llegando a $2.468 millones.

Si se compara el promedio de los inventarios históricos, que eran de $217 millones, se ve cómo en dos años estos crecieron más de diez veces. Llama la atención cómo en los estados financieros dichos inventarios crecieron enormemente en los dos últimos años, todos los rubros (menos el oxígeno) aumentaron más de un 100%, mientras algunos medios de comunicación hicieron varias denuncias por la falta de implementos en el HICM[3], manifestando que no había los medicamentos e insumos suficientes para la operación adecuada. En entrevista a un empleado del HICM, quien no quiso que su identidad fuera revelada por temor a represalias, la Asociación obtuvo información referente a que en algunas ocasiones se han quedado sin gasas, algodones, guantes y otros elementos esenciales para prestar el servicio. También, esta persona denunció que varios de los equipos básicos están dañados, por ejemplo, pesas y otoscopios; estas situaciones tienen una incidencia en la calidad del servicio que se presta a los niños y niñas.

Además, según la información obtenida, la ausencia de algunos elementos estuvo acompañada de que en cierto momento se quedaron sin varios de los medicamentos básicos como la adrenalina; esto resulta contradictorio a lo indicado en los estados financieros, ya que en estos los medicamentos aumentaron de $84.681.000 a $723.709.000 entre el 2019 y el 2021. Por esa razón, es incomprensible cómo después de todas las denuncias sobre la falta de elementos, el Hospital crece financieramente sus inventarios más de diez veces.

Comparación inventarios HICM 2013-2021

RUBRO 2013 2014 2015 2016 2017 2018 2019 2020 2021
Medicamentos            38.851              29.217            104.463            167.692            104.908              77.477              84.681            258.736                723.709
Oxigeno                     –                        –                        –                        –                        –                        –                        –                 8.864                    4.101
Materiales médico-quirúrgico            32.298              56.477            116.800            210.737            174.122            148.721            142.690            306.562            1.116.099
Repuestos                     –                        –                        –                        –                        –                        –                        –                 2.048                142.368
Elementos y accesorios de aseo                     –                        –                        –                        –                        –                        –                        –                 4.175                173.442
Elementos de papelería y útiles              1.248              18.925              32.145                        –                        –                        –                        –                 3.077                242.619
Ropa quirúrgica                     –                        –                        –                        –                        –                        –                        –              26.261                  68.890
Elementos cafetería                     –                        –                        –                        –                        –                        –                        –                    268                    4.125
Elementos cafetería                     –                        –                        –                        –                        –                        –                        –                        –                        673
Prov. Materiales prest. Servicio                     –                        –                        – –            11.404 –              7.925 –            14.141 –              5.649 –              7.767 –                  7.767
TOTAL            72.397            104.619            253.408            367.025            271.105            212.057            221.723            602.225            2.468.259

Fuente: Información estados financieros HICM. Cifras expresadas en miles

 

De otro lado, el patrimonio del HICM que comenzó siendo de $15.000 millones ha disminuido cada año por las pérdidas generadas en la operación del Hospital; salvo en el 2018 y 2021 cuando creció por los excedentes generados en esos años, como se verá en detalle más adelante. En el tiempo que lleva funcionando el Hospital, el patrimonio ha disminuido en total $5.312 millones, que representa un 35,4% del patrimonio inicial, finalizando el 2021 en $9.688 millones. Además, dentro de la estructura financiera de la entidad, el patrimonio pasó de representar el 94% al 35% de los activos, lo que quiere decir también que a finales del 2021 los pasivos representan un 65% de los activos.

Distribución porcentual histórica del patrimonio y los pasivos del HICM

 

Los pasivos, contrario al patrimonio, han aumentado cada año, salvo en el 2018 y 2019. Actualmente, la entidad tiene unos pasivos de $17.613 millones, creciendo más de 15 veces con respecto al 2013, cuando ascendían a $912 millones. A diciembre del 2021 el 90,1% de los pasivos corresponden a cuentas por pagar ($16.013 millones); los demás pasivos son beneficios a empleados ($911 millones) y otros pasivos ($689 millones). Los beneficios a los empleados son los más altos históricamente. Debido a esta deuda es que se dieron las denuncias en medios de comunicación por la falta de pago a los pediatras en el HICM[4].

¿Cómo fue el desempeño financiero del HICM?

Para el análisis del estado de resultados se tomará como base el año 2014, ya que la operación del año 2013 empezó en octubre. En ese año los ingresos operacionales fueron de $9.602 millones, de ahí en adelante han tenido una tendencia al alza, finalizando el 2021 en $20.588 millones. Todos los años han crecido los ingresos operacionales, salvo en el año 2020, cuando pasaron de $17.490 millones en 2019 a $12.244 millones. De acuerdo con las notas financieras del HICM, en el 2020 se redujeron los ingresos operacionales por la disminución en el uso de los servicios de salud debido al aislamiento que generó el SARS Covid-19, lo que imposibilitó a las personas asistir al Hospital.  En el año 2021, estos volvieron a aumentar, llegando a $20.588 millones.

Ha habido una disminución porcentual de los ingresos operacionales con relación al total de ingresos; esto quiere decir que cada vez los ingresos operacionales representan menor valor de los ingresos totales. En el 2014, los ingresos operacionales representaban el 85,6%, mientras que en el 2021 representaron el 37,3% de los ingresos totales. Hay que tener en cuenta que en el 2021 las “transferencias y subvenciones”[5] recibidas fueron especialmente más altas que en los años anteriores, como se verá más adelante.

Los costos de los servicios de salud han sido similares a los ingresos operacionales en el hospital, los primeros han sido en promedio un 101,3% de los ingresos operacionales. Lo que quiere decir que los ingresos operacionales que recibe el hospital no son suficientes para cubrir su propio funcionamiento (además, que falta tener en cuenta los gastos operacionales). Particularmente, en el año 2020, los costos se conservaron similares al año 2019 y teniendo en cuenta la reducción en los ingresos, más el aumento en gastos fijos, se ocasionó una pérdida bruta de $4.907 millones, lo que llevó, posteriormente y a pesar de las altas transferencias, a generar la mayor pérdida neta del hospital en su historia de $3.280 millones.

Histórico de Ingresos y egresos operativos entre 2014 y 2021

 

Los gastos de administración también han tenido una tendencia al alza. Sin embargo, se han mantenido en un rango entre el 17%-22% sobre los ingresos operativos, salvo en el año 2014 con el 29%, que fue su primer año completo de operación, y en el 2020 que fue 31% por lo ya mencionado.  Los altos costos y gastos han hecho que el HICM tenga todos los años una pérdida operativa, que se ha incrementado especialmente en los últimos dos años.

Las transferencias sostienen al HICM

Después de tener pérdidas operativas durante todos los años, las “transferencias y subvenciones” han sido el recurso que ha permitido al HICM recuperarse financieramente, disminuyendo las pérdidas operativas en algunos años y generando excedentes en otros. Como lo dijo también la Contraloría General de Medellín en su informe anual de 2020: “la Corporación Hospital Infantil Concejo de Medellín es una entidad que financieramente no es posible sostenerse sin las debidas transferencias como lo muestran los indicadores financieros evaluados durante los últimos cinco (5) años”[6]. El HICM generó excedentes netos solo en el año 2018 ($4.429 millones) y en el 2021 ($686 millones), que fueron los años con las mayores transferencias: $6.538 millones y $33.819 millones, respectivamente, lo que muestra una dependencia financiera de estas.

Las transferencias anuales son recibidas, en promedio, en un 78,7% del Municipio de Medellín. Las demás transferencias y subvenciones son donaciones recibidas principalmente de la Fundación Éxito para atención alimentaria de los acompañantes con baja clasificación socioeconómica, y en los últimos dos años se recibieron subvenciones de nómina del Gobierno Nacional por el COVID-19.

Histórico de transferencias y subvenciones recibidas por el HICM, 2013-2021

 

A pesar, de que el HICM tiene unas pérdidas operativas constantes, las transferencias varían enormemente de un año a otro sin tener un patrón particular que permita al Hospital recuperar sus pérdidas y darle estabilidad financiera. En el 2014, su primer año de operación completo, fueron de un poco más de $1.000 millones. Sin embargo, después fueron descendiendo hasta que en el 2017 llegaron a $76 millones de pesos. Luego, en el 2018 se volvieron a incrementar, siendo las más altas hasta ese momento, y en el 2019 vuelven a caer; no obstante, siguen siendo mucho más altas que los años anteriores al 2018. En el 2020 suben de nuevo y en el 2021 aumentaron más de doce veces con respecto al histórico.

Los contratos catalogados como transferencias hasta el año 2019 fueron para el fortalecimiento de la red pública de servicios de salud y el apoyo en la gestión administrativa y financiera del HICM. Además, en el año 2020, se hizo un contrato para la atención de la pandemia y post pandemia ocasionada por el SARS COV2/COVID-19. Y en el año 2021, además de un contrato de fortalecimiento, se firmaron contratos para la atención del COVID-19, para el Programa Ampliado de Inmunización, para la promoción en nutrición para la primera infancia, y la promoción y prevención de la salud mental. En el 2021, las transferencias fueron de $33.819 millones, mientras que los años anteriores no habían superado los $6.600 millones y el promedio anual era de $2.475 millones, como se puede observar en la gráfica anterior. Mientras en los años anteriores no se hacían más de dos contratos con la Alcaldía que se catalogaran como “transferencias”, en el año 2021 se firmaron por lo menos nueve contratos que superan los $45.000 millones. Dos de ellos, que suman un poco más de $16.000 millones, se firmaron en noviembre, con el fin de ejecutar la mayor parte en 2022.

Durante el 2021 se incluyó también un costo asociado a transferencias y subvenciones de $29.261 millones, equivalente al 86,5% de este ingreso recibido, que corresponde a los gastos de la ejecución de los proyectos contratados, lo que muestra que gran parte de los ingresos son para la ejecución de los proyectos de la Alcaldía (proyectos de Salud Mental, Programa Ampliado de Inmunización PAI, y Buen Comienzo) y no son destinados para el funcionamiento del Hospital. Por esto, a pesar de que las transferencias y los convenios o contratos ayudan financieramente el Hospital y se han incrementado en los últimos años, no han sido suficientes y la entidad está más endeudada.

Teniendo en cuenta que los ingresos, costos y gastos relacionados con la operación del HICM son relativamente estables, no hay por parte de la administración municipal y del Hospital un principio de planeación con respecto a las necesidades de esta Corporación para cumplir con su objeto misional, buscando con esto una mayor estabilidad para el Hospital, para que este no tenga pérdidas netas en la mayoría de sus años, disminuyendo su patrimonio, aumentando pasivos y generando dificultades financieras en la operación y que pueda tener, a su vez, una mejor planeación financiera, en especial cuando los recursos de déficit del Hospital no superan al año el 1% de la ejecución presupuestal de la Secretaría de Salud del Municipio de Medellín.

Finalmente, quedan diversas preocupaciones. La principal es el incremento de los pasivos en la entidad. Los pasivos a diciembre 2021 corresponden al 65% de los activos, que es algo riesgoso para una entidad como esta, que no genera los ingresos suficientes para su operación, su sostenimiento y que depende en gran parte de las transferencias recibidas. Además, el Hospital volvió a incrementar las cuentas por cobrar que representan más de la mitad de los activos, generando unos problemas en el flujo de caja para el Hospital y un riesgo de crédito por las particularidades de estas cuentas en el sector salud. Por eso quedan algunas preguntas sobre el manejo futuro de la entidad: ¿qué planes tiene el HICM para cubrir estos pasivos a corto plazo? ¿Por qué a pesar de tener $6.834 millones en efectivo y equivalente, según el cierre de los estados financieros a 2021, no se habían cubierto pasivos o no se había pagado durante varios meses el sueldo de algunos empleados? ¿Por qué a pesar de aumentar más de diez veces los inventarios en dos años, hay graves denuncias sobre la falta de insumos, medicamentos, equipos médicos, etc. en el HICM? Nos quedan otras preguntas que estaremos profundizando al allegar más información sobre la gestión del HICM.

 

[1] Reseña Histórica – Hospital Infantil Concejo de Medellín (hospinfantilcm.org)

[2] Notas a los estados financieros HICM 2019

[3] Salud: Crisis del Hospital infantil de Medellín, un problema grande | Medellín | Caracol Radio

Denuncian que en el Hospital Infantil Concejo de Medellín escasea hasta el papel higiénico (elcolombiano.com)

[4] Noticias RCN en Twitter: «En @NoticiasRCN les contamos sobre unas denuncias graves alrededor del Hospital General de Medellín y también algunos requerimientos que hacen médicos frente al Hospital Infantil Concejo de Medellín ¿Qué está pasando con los contratos de alimentación en el Hospital General? https://t.co/djiAl4DllI» / Twitter

[5] Contablemente el HICM reporta la firma de convenios con el Municipio de Medellín y las donaciones como transferencias y subvenciones.

[6] Consolidado de las finanzas del municipio de Medellín y sus entidades descentralizadas al 31 de 2020.

Compártelo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email