La transparencia brilla por su ausencia

Por: Piedad Patricia Restrepo

Vocera Todos por Medellín

Fue noticia la carta informativa que envió el secretario privado de la Alcaldía de Medellín a los servidores públicos de la entidad recordando sus deberes de acuerdo con el Código General Único Disciplinario, especialmente lo relacionado con la reserva de información, se expresaba allí: “se exhorta a todos los servidores públicos de la Administración Distrital, a guardar estricta reserva de manera integral de toda la información que llegue a conocer en actividad de su condición o cargo, y que no sea de dominio público, y por lo cual se insta a no divulgar la misma directa o indirectamente a terceros que no sean parte de la administración distrital o su conglomerado; haciendo la salvedad de que la información que soliciten los servidores públicos o contratistas del Distrito de Medellín se deberá entregar previo visto bueno del jefe inmediato de la dependencia a la cual se encuentre adscrito(a)”

La interpretación del contenido de la comunicación puede ser ambigua, pero quiero reseñar aquí una que se relaciona ampliamente con lo que hemos tenido que padecer quienes hacemos control social a la administración municipal y las entidades del conglomerado: múltiples trabas para acceder a la información de interés público con oportunidad, completitud y de fondo. Así que esta directriz es una muestra del talante poco transparente de la administración, así repitan hasta el cansancio que son la “administración más transparente”.

La información es un activo valioso. La información es poderosa. Para hacer control político y social no basta con expresar simples opiniones al estilo de esto va bien o esto va mal, esto me gusta o esto no me gusta; se necesitan datos y hechos que permitan análisis argumentados.

Cada vez que la administración niega información, la entrega incompleta o tardíamente, o cuando no sube la información contractual que debería ser pública en el Sistema Electrónico para la Contratación Pública -SECOP, el control social pierde fuerza y garantías esenciales para su labor. Todos por Medellín ha interpuesto hasta ahora 14 tutelas y dos quejas ante la Personería de Medellín por información incompleta en el SECOP; en el primer caso, tres de ellas aún pendientes por definir en temas vitales, como los más de 19.000 millones de pesos entregados por Metroparques a una misma empresa, con recursos de presupuesto participativo del INDER, hechos que ya detallamos en sendos videos sobre las denuncias penales que presentamos a las autoridades sobre los manejos dudosos en el INDER.

Aquí lo clave es que el incremento en los convenios interadministrativos entre entidades del conglomerado en estos últimos dos años está haciendo que la ruta de los recursos públicos se pierda, pues las empresas privadas a las cuales se entregan cuantiosos recursos aducen secreto empresarial para no entregar la información de cómo asignan los recursos públicos recibidos.

Pero no solo Todos por Medellín ha tenido que padecer la falta de transparencia en la información, también otras veedurías y observatorios de la ciudad lo han hecho. La Veeduría Ciudadana al Plan de Desarrollo dedicó un capítulo especial al acceso a la información dentro de su informe de la gestión del primer año del gobierno de Daniel Quintero y encontró falencias en la oportunidad y calidad de la información entregada por la administración. Asimismo, Medellín Cómo Vamos, que antes tenía un acuerdo metodológico de entrega de información a través de la Subdirección de Información, ahora ve cómo debe tramitar una a una las solicitudes ante cada entidad, porque el acuerdo de voluntades se rompió.

Así las cosas, el comunicado del secretario refleja la actitud de la administración frente al manejo de la información: no se obra de buena fe. En conclusión, cuando desde la Alcaldía de Medellín se pregona una administración transparente, nada más lejano para quienes realizamos control social.

Posdata: en relación con el robo reciente de quince computadores pertenecientes a la Secretaría de Hacienda de Medellín, es fundamental que las autoridades investiguen si hubo pérdida de información. Estos computadores contenían información del área de sostenibilidad contable y de conciliaciones contables. En el primer caso, ésta es la que se encarga de diseñar las políticas, los procedimientos, mecanismos de valoración y evaluación para garantizar que la información contable sea confiable y que esté acorde a la normatividad que aplique. Con base en esto se realiza control interno de las operaciones, verificando que todos los registros contables sí estén acordes con los lineamientos que tiene la entidad y minimizando al máximo los riesgos. En el segundo caso, dicha información es aún más importante porque es la que permite comparar los extractos bancarios versus lo que se tiene registrado en la contabilidad. Es el extracto bancario el que tiene la información real sobre los terceros a los que se les deposita dinero y esto, finalmente, podría no ser igual a lo que exista en la contabilidad. Un mal manejo de los recursos puede revelarse inmediatamente con las conciliaciones bancarias. En otros términos, en esos computadores reposaba información sumamente valiosa sobre los recursos del municipio de Medellín.

Compártelo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email