Las dudas (y los tiempos) en el debate sobre el Olaya Herrera

Las líneas de negocio presentadas por el Municipio para la nueva EICE son cuatro: gestión de servicios aeroportuarios, gestión de servicios aeronáuticos, consultoría e interventoría aeronáutica y aeroportuaria y servicios complementarios a la aviación.

Una presentación que complementaron el secretario general de la Alcaldía, Jonathan Villada, y el secretario de hacienda, Óscar Hurtado, quienes explicaron bondades del proyecto de acuerdo presentado:

“La naturaleza jurídica en nada trunca lo que hace ahora, transforma la empresa que ya está y que arrancaría con el patrimonio y presupuesto que ya tiene”, explicaron desde la Alcaldía.

Volvamos al proyecto de acuerdo 047- 2021, que fue el que se socializó el martes (23 de marzo) en el Concejo. La administración municipal presentó, en voz de sus emisarios, la apuesta para transformar la naturaleza jurídica del establecimiento público Olaya Herrera. A juicio de la Administración una entidad que ajusta tres décadas de funcionamiento está en mora de ampliar su espectro para ser más competitiva y participar en nuevas líneas de negocio que tiene el mundo aeronáutico y la gestión de servicios aeroportuarios.

Jesús Alberto Sánchez, gerente del EP Aeropuerto Olaya Herrera, hizo una reconstrucción de la naturaleza jurídica actual de la entidad descentralizada y explicó los tiempos con la concesión (Airplan) que opera actualmente el Olaya Herrera y que irán, mínimo, hasta el 2032.

“Le presentamos hoy al Concejo de Medellín una propuesta de transformación, de crecimiento. Como una oruga que quiere ser mariposa en gestión y administración aeroportuaria”, dijo el funcionario quien explicó que el proyecto surge por las limitaciones de tipo legal que a la fecha no permiten avanzar en nuevos frentes de trabajo y que sí permitiría si es una EICE.

“No es mentira que Medellín ha avanzado mucho en los últimos 25 años y ustedes como concejales, me refiero a los que llevan aquí 10, 15 o 20 años, han sido protagonistas de ese cambio. Valoro mucho la experiencia de algunos compañeros y los consulto, pero no entiendo cómo pueden guardar silencio frente a lo que está pasando. No entiendo como una concejal como Aura Marleny (Arcila) puede quedarse callada cuando el alcalde viene y dice que unos empresarios se estaban robando la ciudad, cuando dice que Medellín no tiene un rumbo económico”, dijo Daniel Carvalho, concejal que hoy está en independencia.

Carvalho cuestionó además a otros concejales experimentados como Fabio Rivera (Liberal), Luis Bernardo Vélez (Independientes), Jaime Cuartas (Verde) y Jhon Jaime Moncada (Conservador):

“¿Por qué se quedan callados? No les estoy pidiendo que se declaren en oposición, estoy pidiendo que no se queden callados cuando el alcalde está destruyendo, con su discurso o con sus actos, una cantidad de cosas que ustedes mismos han ayudado a construir”.

El médico Gabriel Dib, quien fue el vocero del Centro Democrático (la oposición), criticó que el alcalde hubiera retomado la campaña en medio de la crisis política y perdiera la gobernabilidad de la ciudad. También señaló al mandatario de manipular a la ciudadanía:

“Alcalde usted perdió el rumbo porque ningún fin justifica los medios. Usted se formó como político, pero le falta formarse como estadista”, explicó antes de mandarle un mensaje al gabinete a quienes les recomendó “dedicarse a trabajar y no a defender al jefe, aunque el jefe verdadero es la ciudadanía. No chateen, no se involucren en las disputas políticas”, dijo Dib.

Otro que hizo fuertes señalamientos fue el concejal Daniel Duque, del partido Verde, quien cuestionó que el alcalde esquivara los debates en febrero pasado al no convocar a sesiones extraordinarias para temas claves como Buen Comienzo o el Jardín Botánico:

“El alcalde viene y se echa un monólogo de tres horas y se va como él es, cobarde, huyéndole al debate. En campaña muy valiente decía cuanta cosa se le ocurría (…) se vendrán días muy interesantes con debates muy bacanos porque un monólogo se echó acá el alcalde, pero la realidad es que a 1 de marzo no están atendidos la totalidad de niños”, dijo Duque.

Dudas y reclamos de concejales

En medio de la socialización, el concejal Alberto Yordano Corredor (Centro Democrático) compartió el cronograma tentativo para darle trámite al proyecto de acuerdo. Unos tiempos que lucen reducidos y que motivaron la queja de varios concejales porque se debatiría en comisión tercera el próximo 12 de abril y se votaría en sesión plenaria (y definitiva) el 16 de abril del año en curso. Es decir que debería concretarse en cuestión de tres semanas.

En ese sentido, llegaron algunas críticas del concejal Daniel Carvalho, quien volvió a resaltar que el objeto de este proyecto no es decidir el traslado del aeropuerto:

“A priori me parece un proyecto interesante, pero que nos pidan cambiar el objeto social del aeropuerto en este momento me da susto. En estos escenarios políticos lo técnico no es todo porque la confianza es clave y esta administración no la está generando. Esto requiere mucha discusión, tiempo para el análisis y no se va a despachar en 15 días, quiero que quede muy claro eso”, dijo.

Daniel Duque, del Partido Verde, resaltó también la falta de confianza y alertó que no hay un diagnóstico claro sobre esta entidad descentralizada y agregó que no hay estudios previos para este proyecto:

“Me preocupa mucho lo que está haciendo la administración con la figura de la EICE y el Concejo tiene que estar muy alerta con eso. Hay ejemplos como las facultades pro tempore para reorganizar la estructura administrativa y el cambio en el objeto social de Sapiencia”, dijo.

El concejal Duque preguntó además: “Si la gran motivación es gestionar terrenos para el nuevo aeropuerto y la EDU ya es un operador urbano, ¿por qué necesitamos una nueva EICE que haga lo que pueda hacer la EDU?”

Por su parte Dora Saldarriaga, de Estamos Listas, apoyó la moción de que este tipo de debates democráticos deben tener un margen amplio de tiempo para tomar una decisión acertada: “Ese proyecto de acuerdo debe tener unos límites muy claros. Es clave que se defina y que el debate sea de largo aliento, que haya discusiones serias para que la comunidad pueda tener a ciencia cierta el efecto”, alertó.

Si bien la transformación del EP Olaya Herrera es un acto legítimo desde el punto de vista de las nuevas actividades comerciales que su régimen y naturaleza le permitirían desarrollar, los riesgos de que se apruebe dicha transformación están relacionados con el aprovechamiento indebido del régimen laboral y contractual para fomentar el clientelismo y el abuso del derecho para favorecer intereses distintos a la prestación del servicio público de transporte aéreo que, de acuerdo con el régimen legal vigente, es esencial.

 


Lo público es de todos 

Compártelo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email