¿Puede una decisión de una calificadora de riesgo tener un tinte político?